VETLIG
Soft Tissue Internal Fixation

Información Veterinaria

Antecedentes de STIF en la medicina humana

La década de 1980 vio un creciente entusiasmo por la reconstrucción de ligamentos de material sintético. Para la década de 1990 la popularidad de los implantes artificiales había disminuido debido a las altas tasas de fracaso. Los ligamentos de la primera generación eran extremadamente frágiles, de ruptura temprana, arrojaban lubricantes o no eran resistentes a la abrasión causando sinovitis. Aunque los ligamentos sintéticos más nuevos de segunda generación eran una remarcable mejora con respecto a los anteriores, también causaron fallos prematuros debido a la falta de crecimiento de tejido interno y la baja resistencia a la abrasión y desgaste.

El Sistema de Reconstrucción y Aumento de Ligamentos LARS (fabricado por LARS, implantes y aparatos quirúrgicos, Arc-sur-Tille, Francia) representa la tercera generación de ligamentos sintéticos. Incorpora un diseño que tiene en cuenta las causas de los fallos de los ligamentos sintéticos anteriores. LARS ha sido desarrollado con una comprensión más exacta de la anatomía funcional de las articulaciones, las unidades musculo-tendón y los ligamentos. En combinación con las técnicas quirúrgicas de avanzada, tecnología y materiales médicos. Esta nueva generación de ligamentos sintéticos se ha utilizado con éxito durante más de 19 años, en una amplia variedad de Pacientes; desde deportistas de elite hasta la población general. La reconstrucción intra-articular se utiliza como la técnica de elección en los seres humanos para retornar la articulación de la rodilla lo mas cerca posible al estado funcional preoperatorio.

STIF ha utilizado la experiencia y la tecnología LARS para proporcionar una opción viable para el tratamiento de los tendones y los defectos musculares de los animales.

Construcción

La construcción del ligamento STIF es el resultado de muchos años de investigación detallada, debido al éxito de LARS, no solo en la búsqueda de un material biocompatible adecuado que corresponda con las propiedades del material de las estructuras nativas, sino también en la identificación de la mejor manera de aplicar este material para producir los diferentes ligamentos disponibles. STIF se construye a partir de tereftalato de polietileno (PET), una fibra de poliéster de fuerza industrial que ha sido seleccionada por sus características especificas.  Hay más de 500 tipos diferentes  de PET, cada uno con sus propias características físicas y mecánicas. En contraste con la generación de ligamentos sintéticos anteriores, los ligamentos STIF son ampliamente tratados para eliminar las ayudas de procesamiento residual, que en el pasado fueron culpadas de inhibir el crecimiento de tejido blando interno, proporcionando un entorno fibroblastico más amigable (véase grafico inferior). La porción intra-articular del ligamento STIF se compone de fibras longitudinales sin componentes transversales o de cruce.

 

STIF refleja una tercera generación de diseño de ligamento

Las fibras libres están orientadas al ligamento para con el que están destinadas a ser utilizados, imitando las fibras anatómicas normales. Esta estructura patentada permite una alta resistencia a la fatiga, especialmente en la flexión, así como también proporciona una porosidad que favorece el crecimiento interno fibroblastico que luego aisla las fibras sintéticas.

En la porción extra-articular las mismas fibras paralelas se mantienen unidas por un proceso de punto de urdimbre. Este proceso de tejido minimiza el alargamiento secundario (en oposición a las fibras tenzadas o tejidas).

Independientemente del tejido e implante utilizado para la construcción cruzada todos son avasculares al punto de la implantación, esta es la razón por la cual preservar los restos nativos y las fibras libres de STIF, fomentan el crecimiento interno fibroblastico y la modelación del injerto, sin fuerza mecánica comprometida durante la fase inicial de cicatrización.